Presentación del Plan de formación

Presentación del Plan

El Plan de Formación supone una pieza fundamental en la política de recursos humanos de la Universidad de Alicante para su Personal de Administración y Servicios, que representa el principal activo con el que cuenta la Universidad para alcanzar los objetivos contemplados en el sistema de dirección estratégica de la Universidad.

La formación debe ser considerada como un derecho del PAS y también como un deber, y debe estar vinculada a la eficacia y eficiencia en el desarrollo de las tareas del PAS, así como en su promoción y en el desarrollo de su carrera profesional.

Así pues, las bases sobre las que se asienta el Plan son, resumidamente:

  • Consenso y participación
  • Transparencia informativa
  • Permanente búsqueda de la mejor preparación del personal para el desempeño de su trabajo.
  • Eficacia en el gasto
  • Confianza en los objetivos
  • Voluntad decidida de llevarlo a la práctica
  • Metodología sólida para acometerlo
  • Mejora de la conciliación de la vida laboral y la familiar

Por afectar directa o indirectamente al conjunto de las personas y de la actividad de la Universidad, podrían definirse para el plan de formación un sin número de objetivos. Solo destacamos aquellos que consideramos más importantes y directos, como pueden ser:

  • Incremento de la calidad de los servicios a los ciudadanos, específicamente, en nuestro caso, a la comunidad universitaria.
  • Encauzar la formación en las líneas actualmente prioritarias de la Universidad de Alicante.
  • Adaptación a los nuevos y cambiantes entornos tecnológicos.
  • Dotar a los recursos humanos, de las habilidades necesarias para cumplir con calidad la misión de la Universidad.
  • Aumentar la motivación del personal.
  • Despertar el interés por la mejora permanente.
  • Fomentar el espíritu de compromiso y el orgullo de pertenencia.
  • Fortalecer la cultura corporativa.
  • Formar y perfeccionar profesionalmente a todos los miembros de la organización.
  • Establecer un canal de comunicación efectivo y voluntario.
  • Interiorizar los sistemas de trabajo en equipo.
  • Estrechar relaciones entre los distintos colectivos y unidades orgánicas.
  • Conocer otros modelos de gestión, como referencias de calidad o excelencia, en algún sentido.
  • Articular y facilitar la movilidad entre los puestos de trabajo
  • Eficiencia en la asignación de los recursos públicos que la sociedad encomienda a la Universidad.
  • Formación orientada hacia el desempeño profesional.
  • Formación para la promoción de los trabajadores (para optar a otras tareas y/o responsabilidades).
  • Formación dentro de los procesos de acogida del personal de nuevo ingresos.

Tanto en la concepción general del Plan de Formación como en el diseño concreto de las acciones formativas que lo componen se han tenido en cuenta unos criterios generales que conviene recordar:

  • El Plan de Formación está orientado hacia el desempeño profesional. En este sentido, su principal objetivo es la mejora de la Universidad y del servicio que se presta a los ciudadanos, por ello, la dirección de sus contenidos va en esa línea. Se favorecen claramente aquellos cursos más directamente relacionados con los puestos de trabajo.
  • Será un factor estratégico de primer orden en el éxito frente al cambiante entorno tecnológico con el que nos enfrentamos. Por ello se ha considerado prioritaria el área de informática principalmente a nivel de usuario.
  • Es abierto y dinámico, ya que, además de que las necesidades cambian, puede y debe incorporar nuevas ideas y, en consecuencia, nuevas acciones. Por eso, no se trata de una planificación de máximos, sino de mínimos a conseguir.
  • La formación es una parte más de la política de recursos humanos. En los foros adecuados deberá tenerse en cuenta esta afirmación para que el Plan en general sea motivador para la carrera profesional de los trabajadores.
  • Es participativo en su origen y debe seguir siéndolo en su desarrollo. La Comisión de Formación, deberá contribuir en seguimiento de este plan y en la programación de acciones en lo sucesivo.
  • Se busca un equilibrio, no igualdad, entre la práctica, que debe prevalecer, y la teoría, que apoyará a la práctica. Este será el enfoque de todas las acciones formativas, sin apenas excepciones.
  • La homologación de los cursos por las administraciones públicas competentes en cada caso es un motivador importante que afecta directamente a la carrera profesional, por lo que será objeto de desarrollo una vez se inicie el plan. Desde el principio, el diseño de los cursos se ha hecho pensando en ello y se ha buscado la mayor sintonía posible con las líneas de formación ya existentes en organismos públicos de formación.
  • Se procurará que la formación no interfiera en el trabajo cotidiano. Se pondrá especial cuidado en ello y, en todo caso, se contará siempre con la opinión de los responsables de las unidades, sean docentes o personal de administración y servicios.
  • Es fundamental la colaboración del personal docente e investigador en una buena parte del Plan.
  • La evaluación de las acciones es un elemento que confirmará las líneas trazadas o las corregirá. La evaluación se llevará a cabo tanto por los profesores hacia sus alumnos como a la inversa. Por otro lado, existirá una labor de evaluación sobre el rendimiento y utilidad de las acciones en el propio puesto de trabajo.
  • La Unidad de Formación será una pieza clave en el proceso, ya que, además de labores estrictamente administrativas, tendrá otras de gestión y organización dentro de la nueva estructura organizativa de la Universidad de Alicante.
Nota: se ha solicitado el idioma: "en". Se devuelve la página con el entorno posible en ese idioma, pero el contenido en el idioma existente: "es"